Saturday, November 05, 2005

Licenciados en paro

LICENCIADOS EN PARO.

Es interesante ver como es la situación laboral actual en nuestro país. Aunque se escribe mucho sobre este tema y parece que también constituye uno de los principales temas de preocupación tanto de la sociedad española como del gobierno, poco o más bien nada se hace al respecto para solucionar este problema.
Aquí voy a analizar sólo la problemática laboral de los licenciados españoles, ya que es el grupo en el que yo estoy incluida.
El problema surge hace unos 20 años aproximadamente. España, ya recuperada de una dictadura, avanza rápidamente para tratar de acercarse al ritmo de vida europeo. Se produce un gran crecimiento económico y en España hay suficiente trabajo. La mayoría de los españoles poseen las condiciones económicas suficientes como para que sus hijos puedan estudiar. En esta época, gran parte de los adolescentes terminan sus estudios en los institutos y llegado a este punto, algunos dejan sus estudios y comienzan a desarrollarse profesionalmente. Para aquellos que quería segur estudiando, sólo estaba como opción ir a la universidad, ya que la formación profesional estaba muy infravalorada y apenas había ramas donde elegir (recuerdo que había peluquería, mecánica, administrativo y no sé si alguna más). Por otra parte, los padres españoles querían que sus hijos fueran a la universidad y tuviesen una carrera que les garantizaría el éxito profesional y haría su vida un poco más fácil. Surgen así años de masificación en las universidades españolas. Si a un alumno no le llegaba la nota para matricularse en una carrera, lo hacía en otra. La vocación no importaba, sólo importaba tener un título universitario para tener éxito y prestigio. De esta manera, empezamos a salir de la universidad cantidades exageradas de titulados, de modo que el mercado se sobresaturó. Ya no se podían colocar todas las personas que terminaban una carrera. Algunos de ellos optaban entonces por ampliar sus estudios con postgrados como masters o doctorados. El postgrado, en un principio, si marcaba la diferencia de modo que los titulados con postgrado encontraban trabajo y sin él la cosa era más difícil. Entonces, la mayoría de titulados optaron por hacer algún postgrado y el mercado se sobresaturó de nuevo. Ahora un postgrado ya no marca la diferencia. Incluso el realizar varios postgrados no garantiza nada. Te puedes pasar toda la vida formándote y no conseguir nada.
Llevamos unos pocos años en los que en las facultades españolas sobran plazas. Los jóvenes españoles de ahora conocen el problema que hay en España para trabajar haciendo una carrera, así que muchos optan por no hacerla. Además, se ha desarrollado mucho la formación profesional: hoy en día hay montones de ciclos formativos de diversas áreas, que son más breves y fáciles que una carrera, y lo más importante, te garantizan un puesto de trabajo.
En el mundo laboral de la España actual, el gran desprestigiado es el licenciado. Primero, porque muy pocos logran encontrar trabajo relacionado con sus estudios. Y si no encuentras trabajo relacionado con tus estudios, olvídate de trabajo no cualificado: siempre cogerán antes a los no licenciados ya que dicen que los licenciados aspiran a algo mejor y en el momento que puedan se irán (pero como que se irán, a dónde si no hay trabajo). Pero algo tendremos que hacer para ganarnos la vida. Parece que ahora te rechazan por tener cultura. Luego están los que encuentran trabajo como licenciados y que suerte tienen, ya que la mayoría tiene que hacer del orden de 12 horas diarias, trabajar los fines de semana, estar sometidos a gran presión, hacerlo todo perfecto y muy rápido y todo ello por 600 euros al mes, y no te quejes, porque si nos fallas, a la puerta tenemos a cientos de personas que quieren ocupar ese puesto, así que no exijas nada, trabaja y aguanta todo lo que te echen sin protestar.
Me hace gracia cuando de vez en cuando sale alguna oferta específica para mi carrera y en el apartado de requisitos pone que es para titulados en FP y que se abstengan los licenciados, ¿por qué?. Mucha gente dice que un FP tiene más formación práctica que un licenciado, pues que dejen optar al puesto a licenciados con experiencia o que hayan desarrollado un periodo de prácticas.
Otra gente dice que estas plazas se suelen a limitar a titulados de FP porque su sueldo es menor, pero yo no me lo creo: actualmente el sueldo de un licenciado anda entre 600-800 euros al mes, no me creo que un FP cobre menos, y luego tenemos a los licenciados con una beca que pueden cobrar 500 euros al mes y los licenciados que están en prácticas y que muchas veces trabajan gratis y contentos de que les dejen trabajar. Yo creo que incluso muchos de ellos pagarían para que les dejasen trabajar, cuando son recién titulados y no tienen ningún tipo de experiencia (cuando yo estaba en esta situación, yo lo habría hecho).
Qué solución puede haber para este problema. El tema no es fácil. En su día se deberían de haber limitado las plazas en las universidades para evitar que hubiera tantos titulados frustrados que no pueden ser absorbidos por el mundo laboral. Hoy en día, se debería de tener mucho cuidado con las prácticas y becas para empresas ya que es un arma de doble filo. Está muy bien que un recién licenciado haga unas prácticas en una empresa para aprender y tener algo de experiencia pero esto lo aprovechan muy bien las empresas: los becarios y gente en prácticas sustituyen a posibles trabajadores y además hacen el trabajo que no quiere hacer nadie en la empresa. Se les dice que si trabajan bien se les contratará pero esto sólo se hace para que rindan más. Una vez superada la beca o las prácticas, se mete a otro licenciado en las mismas condiciones y a la empresa le sale gratis, es más, incluso a veces cobran alguna subvención. Pues que bien estamos así.
Otra cosa que se debería hacer es dar preferencia a los licenciados frente a los de formación profesional. Lo siento mucho por los titulados en FP pero ellos no se han esforzado tanto ni han pasado tanto tiempo formándose, así que primero tengan preferencia los que más se lo merecen por tiempo, esfuerzo y dinero invertido en la formación.
Y llegado a este punto, con mis treinta y tantos años, yo continúo haciendo cursos para aumentar mi formación mientras sigo buscando trabajo. ¿Merece la pena seguir formándonos? Si ya vemos que el problema no está en la formación. De hecho la gente con menos formación es la que trabaja. Queremos seguir engañándonos pensando que algún día nos reconocerán el esfuerzo realizado.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home